El séptimo amanecer – Capítulo 2

DOS

Quince años después.

El mundo parecía incapaz de soportar tanto caos. La burbuja inmobiliaria había estallado provocando la crisis del sector y arrastraba en su caída libre al resto de los mercados. Irritaba y escocía, pero las medidas de choque no llegaban. Los políticos presenciaban desde sus mullidos sillones la falta de medidas para encauzar la economía, inmunes a lo que ocurría a su alrededor; y parecía no importarles. Los países industrializados sudaban la gota gorda ante los crecientes incrementos del precio del petróleo; sin embargo, la voz del populacho se maquillaba con palabras tranquilizadoras. Los bancos se tambaleaban, pero a nadie le importaban los años de despropósitos y la falta de regulación de sus órganos de control. Ellos se convertirían en los grandes salvadores, aunque todavía no era el momento. Los países subdesarrollados veían como los precios de las materias primas aumentaban, pero sus dirigentes seguían embolsándose ingentes cantidades de dinero que fluían por todo el planeta, deteniéndose en los más de treinta paraísos fiscales que había en el mundo, mientras los golpes de Estado eran susurrados por los hambrientos. Los grupos terroristas promulgaban sus mensajes xenófobos, y nadie parecía capaz de detenerlos. Los improvisados albergues de caridad se veían desbordados por la incipiente pobreza que parecía brotar de las clases media y baja. Pero ellos no eran todos; ni tan siquiera suficientes. Solo unos cuantos miles de desalmados.

El mundo no agonizaba todavía.

Y la bomba de relojería continuaba con su imparable cuenta atrás.

“La esencia de la Tierra era la tristeza”.

 

Anuncios

Brasil dio luz verde a una polémica gran presa amazónica que despojó de sus casa a miles de indígenas – crítica desde “El séptimo amanecer”.

“La presa del rio Xingu es uno de los escenarios donde transcurre la novela. En este lugar dejado por la mano de Dios de nada han servido las protestas de los aborígenes y organizaciones como Survival para parar la catástrofe ecológica que ha supuesto la presa”.

Os explico por qué …

La finalización del proyecto hidroeléctrico de Belo Monte, en el río Xingú (Estado de Pará, Brasil), ha dado lugar a la tercera mayor presa del mundo. Está es una de las críticas que hace “El séptimo amanecer” ante el avance indiscriminado del capitalismo en contra de uno de los lugares más hermosos y vírgenes del mundo. La represa es un proyecto que ha desnudado y puesto en evidencia la colección de males sociales de Brasil, desvelando el modus operandi entre las constructoras y el Gobierno.

14371053

Belo Monte es más que una megapresa, es el símbolo de la corrupción en este país. Y el río Xingú, antes uno de los ríos más ricos en biodiversidad de la Amazonia, es ahora un foco de problemas para Brasil y para el clima planetario.

amazonas-1.jpg

El Gobierno de Brasil concedió en el 2010 la licencia medioambiental para la construcción de la controvertida presa hidroeléctrica de Belo Monte, en la Amazonia.La presa es la tercera más grande del mundo con un coste estimado de 17 mil millones de dólares.

Ha inundado más de 500 km2 de tierra, provocando una gran destrucción de la selva y ocasionando gran daño a la fauna y flora local.

Los modos de vida de miles de indígenas que dependen del bosque y del río para obtener alimento y agua han sido destruidos. Algunos se enfrentan a la expulsión su tierra ancestral.

Actualmente los pueblos indígenas están al frente de las protestas actuales.

es-indigenas_390-2.jpgbmd-xingu-fisherman.jpg

El proyecto ha sido criticado desde su inicio por organizaciones ambientalistas y de derechos humanos como Survival International, ya que anegaría una extensa área de tierra, desecaría partes del río Xingú, destruiría la selva y reduciría las reservas de peces imprescindibles para la supervivencia de distintos pueblos indígenas de la zona, como los kayapó, arara, juruna, araweté, xikrin, asurini y parakanã.

Americani.gif

Así que este es uno de los motivos por los que he querido denunciar esta atrocidad eligiendo este escenario para la novela.

¿Cómo soléis elegir los lugares para vuestras historias? ¿Suelen ser reales o inventados?

 

 

 

 

Sinopsis El séptimo amanecer

Sinopsis

 Durante su viaje a la Cumbre de la Tierra en Brasil, Mauro De Falco se ve inmerso en una trama medioambiental que puede alcanzar proporciones catastróficas. Los antiguos intereses del Amazonas están cambiando a favor de la industria petrolera y de una farmacéutica,  que amenazan con destruir el mayor pulmón del planeta. La misteriosa muerte de tres fiscales del Estado y un repentino virus que está infectando a las tribus indígenas provocarán que Mauro inicie una épica batalla contra la gigantesca industria del petróleo. Solo sus fuertes convicciones y el reciente amor por una periodista, le dará las fuerzas suficientes para llevar a cabo un atrevido y arriesgado plan, aun a costa de su propia vida.

No obstante, la crisis del Amazonas es solo la punta del iceberg.

La progresiva destrucción de los recursos naturales, un colapso financiero sin precedentes, atentados terroristas y conspiraciones dentro del seno de la Iglesia están provocando cambios en la naturaleza que nadie llega a comprender.

La humanidad corre un grave peligro.

Nota del autor: _______________________________________________________________________

La novela promulga la defensa del medio ambiente y la denuncia de la irresponsable alteración, por intereses políticos y económicos, del equilibrio ecológico de la Tierra. La acción principal pone el foco en la selva amazónica y en los intereses especulativos  que confluyen en ella desde un punto de vista realista. Pero hay también otros escenarios, como la Gran Barrera de Coral australiana, donde el mar comienza a mostrar transformaciones preocupantes ante los continuos atentados a que es sometido, o la ciudad de Barcelona. La totalidad del mundo es el escenario de los destructores y defensores del medio ambiente.

Por la obra desfilan figuras del máximo relieve político y económico, incluidos el presidente de Brasil o el ministro del Interior británico; clérigos bien situados en el organigrama vaticano; representantes del poder judicial; empresas y empresarios de compañías petrolíferas, farmacéuticas o agrícolas; representantes de medios de comunicación; organizaciones ecologistas; nativos de tierras explotadas; espías informáticos; asesinos a sueldo; sociedades secretas en pro y en contra de los atentados medioambientales, y un sinfín de personajes que convierten la obra en una novela coral.

Suscríbete para recibir nuevos capítulos:

PORTADA HORIZONTAL3.jpg